¿Te llega un sentimiento de miedo y no sabes que hacer? ¿No puedes dormir pensando en cómo resolver los problemas? ¿Has sentido una oleada repentina de ansiedad y miedo?

¿Qué es un ataque de pánico?

Un ataque de pánico es una sensación intensa de miedo caracterizada por su inesperada e intensidad debilitante e inmovilizadora. Por lo general aparecen de la nada, sin previo aviso y sin un desencadenante claro.

Un ataque de pánico puede ser una ocurrencia única o puedes experimentar diversos episodios. Los ataques de pánico recurrentes a menudo se desencadenan por una situación específica, como cruzar un puente o hablar en público, especialmente si esa situación ha causado un ataque de pánico antes. Por lo general, la situación de inducción de pánico es aquella en la que se siente en peligro y no puede escapar, lo que desencadena la respuesta de lucha o huida del cuerpo.

Ataque de pánico síntomas

Un ataque de pánico es la aparición abrupta de un miedo intenso o incomodidad que alcanza un pico en cuestión de minutos e incluye al menos cuatro de los siguientes síntomas:

  • Palpitaciones, latidos cardíacos o aceleración del ritmo cardíaco.
  • Sudoración.
  • Sensaciones de dificultad para respirar.
  • Dolor o malestar en el pecho.
  • Náuseas o malestar abdominal.
  • Sensación de mareo, inestabilidad, mareo o desmayo.
  • Escalofríos o sensaciones de calor.
  • Hormigueo en brazos y piernas.
  • Miedo a perder el control o “volverse loco”.
  • Miedo a morir o que alguien muera.

Los ataques de pánico generalmente son breves y duran menos de 10 minutos, aunque en algún ataque de pánico, síntomas pueden persistir por más tiempo. Las personas que han tenido un ataque de pánico corren un mayor riesgo de tener ataques de pánico posteriores que aquellos que nunca han experimentado un ataque de pánico. Cuando los ataques ocurren repetidamente, y existe la preocupación de tener más episodios, se considera que una persona tiene una afección conocida como trastorno de pánico .

Las personas con trastorno de pánico pueden estar extremadamente ansiosas y temerosas, ya que no pueden predecir cuándo ocurrirá el próximo episodio. Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de desarrollar la afección, y sus síntomas generalmente comienzan a principios de la edad adulta.

Causas de ataque de pánico

No está claro qué causa el trastorno de pánico. En muchas personas que tienen la vulnerabilidad biológica a los ataques de pánico, pueden desarrollarse en asociación con los principales cambios de la vida (casarse, tener un hijo, comenzar un primer empleo, etc.) y los principales factores estresantes del estilo de vida. Las personas que sufren de trastorno de pánico también son más propensas que otras a sufrir depresión, intentar suicidarse o abusar del alcohol o las drogas.

Afortunadamente, el trastorno de pánico es una condición tratable. Tanto la psicoterapia como los medicamentos se han usado solos o en combinación para un tratamiento exitoso del trastorno de pánico.

Ejercicios básicos para disminuir los ataques de ansiedad.

Ejercicio 1.- Imaginación, las técnicas de imaginación son bastantes sencillas de realizar y muy eficientes. Lo único que tienes que realizar es colocarte en un lugar agradable, sin distractores e imaginar que te encuentras en la playa, en el bosque o en algún lugar que te guste mucho. Con los ojos cerrados comenzaras tratar de experimentar las sensaciones de calor, frío y olores que rodean ese lugar que hayas seleccionado.

Ejercicio 2.- Controlar la respiración, a través de la respiración es muy sencillo mantener un control de uno mismo. Solo necesitas comenzar a respirar con el abdomen, inhalando de manera lenta, manteniendo el aire dentro de ti y exhalando de manera pausada. Repite este ejercicio unas 3 veces y notaras el cambio.