¿Cómo controlar el enojo?

Algo muy común que se presenta en terapia, son personas que no logran controlar su carácter y son explosivos o intolerantes; Se encuentran mal humorados gran parte del tiempo y esto ocasiona que reaccione de forma hiriente u ofensiva ante las personas que les rodea generando problemas con sus relaciones, amistades, familia o incluso en su trabajo.

Dentro de terapia es esencial ayudar a los pacientes a que identifiquen esa forma de reaccionar y comencemos a cambiar la manera de actuar. Algunos de los ejemplos que realizan estas personas son los siguientes: “Porque me voy a dejar”, “como me traten, trato”, “no me voy a quedar callado”, “yo soy así”, “no me gusta que abusen de mí”.

Este tipo de pensamientos de las personas hacen que reaccionen de manera alterada ante las situaciones que presentan; dentro de terapia el objetivo es ayudar al paciente a controlar estos pensamientos y generando una alternativa de como actuar de manera diferente.

 

Una vez que se logra este objetivo, le enseño a las y los pacientes a ser asertivo. La asertividad es una habilidad para decir lo que piensas y sientes en el momento adecuado y con las palabras adecuadas sin tener la intención de lastimar a los demás.

Con relación a lo anterior es importante saber cuáles son los puntos principales que ayudan a una persona a ser asertiva.

1.- Contacto visual: Ver a los ojos a las demás personas cuando tienes una conversación.

2.-Volumen y tono de voz: Utilizar un volumen adecuado, es decir, no gritar ni hablar muy bajo y evitar tonos burlones o sarcásticos.

3.-Expresión facial: Tener una congruencia entre lo que sientes y lo que demuestras con los gestos de tu cara. Ya que esto ayuda a que el otro entienda como te hace sentir.

4.-Postura: Mantener una postura de seguridad cuando hablas y utilizar tu expresión corporal.

5.-Tiempo: Buscar el momento adecuado para hablar; esta es una pregunta que se hacen constantemente ¿Cuándo es el momento para hablar? En este punto una de las mejores técnicas que existen es el “Tiempo fuera” lo que implica el tomar el tiempo necesario para calmarse y nuevamente retomar las conversaciones de una manera pacífica

6.-Contenido: Buscar las palabras adecuadas para hablar: no groserías, no palabras hirientes y no amenazas. Este es de los puntos más importantes ya que de nada sirve aplicar todos los anteriores si al momento de expresarme lo hago con una palabra que va a terminar agrediendo verbal o psicológicamente a la otra persona.

 

Es importante comprender que el reaccionar explosivamente o el ser enojón es algo que se puede cambiar aunque sea un comportamiento que lleves mucho tiempo presentando. Muchos de los comportamientos son aprendidos y el ser enojón o poco tolerante es uno de los más comunes, sin embargo, si tienes la intención de cambiar es importante asistir a terapia psicológica; ya que hay muchas personas que quieren hacerlo por si mismos pero en el intento terminan lastimando y decepcionando a las personas que los rodean.  La labor del psicólogo es ayudar al paciente a tener un mejor entendimiento de lo que le pasa y enseñarle nuevas formas de comportarse, más positivas teniendo como resultado que el paciente pueda relacionarse sin ningún problema con las demás personas.