La autoestima es el aprecio que tenemos a nosotros mismos, es de vital importancia, ya que de ella dependerá la calidad de vida que tengamos y sobre todo influirá en cómo las otras personas nos verán.

El estado de la autoestima pudiera influir también, en las habilidades de interacción social e incluso económica permitiéndonos obtener mejores ingresos u oportunidades laborales.

La autoestima es algo que va cambiando conforme vivimos nuevas experiencias. Los eventos que tienen mayor influencia suelen ser aquellos que marcaron nuestra infancia, como la manera en la que nos trataron nuestros padres, profesores o amigos.

 

La autoestima se compone de 3 factores:

  • Factor Cognitivo.- Los pensamientos que tenemos acerca de nosotros mismos. Incluye opinión, ideas y creencias de la propia persona.
  • Factor afectivo.- Es el juicio elaborado sobre lo que sentimos, cualidades personales.
  • Factor Conductual.- Es lo que hacemos, nuestra decisión e intención de actuar.

¿Cómo mejorar la autoestima?

Cuando una persona tiene la autoestima baja no se quiere, no se acepta o suele ser muy exigente consigo misma.

¿Te has insultado u ofendido después de no realizar una actividad de manera correcta?

¿Sueles compararte con los demás y te quejas por no realizar lo mismo que ellos?

¿Te da miedo acercarte a saludar a alguien por que crees que te va a rechazar?

 

Si en algún momento respondiste que si a alguna de estas preguntas, pudiste haber experimentado una baja autoestima y eso te pudo haber ocasionado que perdieras algunas actividades u oportunidades de tu vida.

Pero no te preocupes a continuación te daré 3 ejercicios que van a permitir ayudarte a aumentar tu autoestima.

Ejercicio 1

Piensa en 5 logros que hayas tenido a lo largo de tu vida: Terminar tu carrera, conseguir un trabajo, aprender algún idioma, tocar un instrumento, etc… Después reflexiona todo el tiempo y esfuerzo que te llevo conseguir esa actividad. Esa es tu fortaleza, esa es tu verdadera capacidad.

 

Ejercicio 2

Date una recompensa de vez en cuando.

Todos los días luchas por intentar algo nuevo, por ir a tu trabajo, completar tus estudios, te enfrentas al tráfico, al estrés y los problemas de la vida cotidiana. Pero, ¿En que momento te recompensas a ti mismo? ¿Cuándo fue la última vez que te regalaste algo para ti? Si tu no te echas porras, ¿Quién lo hará por ti?

Ejercicio 3

Este es el más sencillo de todos, pero a su vez uno de los más complejos. El decirte algo positivo, algo bueno, una vez al día. Todos los días, tomate 5 segundos frente a algún espejo, y di algo positivo de tu persona, algo dónde recalques tus cualidades, tus fortalezas o virtudes, al principio podrás sentirte rara o podrá sonarte raro el estarte diciendo cosas buenas pero conforme va pasando el tiempo te irás acostumbrando a esta situación.

 

Recuerda que cuanto más sana sea nuestra autoestima, mejor podrá ser nuestra comunicación con las personas que nos rodean, porqué sabemos que nuestra opinión es importante, y nos llevará a tener relaciones más gratificantes y satisfactorias con las personas que nos rodean.